jueves, diciembre 29, 2005

Uñas afiladas

La gata gruñona
Hoy quiero presentarles a Madame Curie. Ella es así como la ven: arisca y gruñona.
Miauuu, miauu...
- No te acerques mucho, que te puede morder.
¿Morder?. Curie es definitivamente extraña. Ladra (o gruñe como perro, es igual), rasca las puertas, persigue la pelota y la trae para jugar con ella.
Se pasea como sacando pica. Lentamente y meneando la cola de un lado a otro. Saca chispas de desesperación.
Recuerdo el día que llegó a mi casa. Cabía en la palma de mi mano. Sensible, tierna, querendona.
Sin embargo, a los 5 minutos de tenerla, mis ojos se enrojecieron y de mi nariz corría un río desagradable.
- ¿Qué es esto?. Preguntó mi papá un tanto ofuscado.
- Un gato. (Respueta obvia).
Pocos días se sucedieron hasta comprobar que mi alergia a los gatos era algo inevitable. Y yo con uno en la casa.
En fin, el resultado del test cutáneo era definitivo: "usted es alérgica a los gatos".
Y así se dio la historia. Yo aquí en casa con un gato que al parecer siente mi desesperación. Se recuesta a mi lado, se sacude cerca mío, me estornuda... etc.
Las palabras de mi madre fueron claras: "no se va. La gata no se va".
Y así. Madame Curie se pasea meneando la cola de un lado a otro como queriendo aparentar clase. Yo aquí estornudando serpentinas.
After that: lo más probable es que no alcance a estar antes del 2006 por aquí. Es por ello que les deseo a todos un muy feliz año nuevo. Siéntanse felices con ustedes mismos, luego, repartan abrazos.

martes, diciembre 27, 2005

Después de 6 días...

Un avícola día
En medio de este acalorado día, tuve la suerte de poder enfrentar a este interesante entrevistado. Un pollo sin cabeza es el invitado de honor hoy.
- ¿A qué se debe tan enorme cuerpo?
- Mira, no tengo idea, pero es impresionante el porte al cual he llegado. Al parecer me inyectaron alguna cosa rarapor ahí. Es triste y si tuviera ojos, no me atrevería a mirarme.
Sobre el lavaplatos de la cocina, aposentó su suave y grasiento ser, que luego (sin ninguna duda), sería cocinado. ¿La forma?, aún desconocida.
- ¿Y qué hay de su familia?
- ¿Cómo voy a saber yo de ellos?. Lamentablemente a cada uno de nosotros nos aislan en una especie de corral individual. Allí somos tratados con esas cosas raras que le comentaba hace un rato atrás.
Con respecto a su cabeza. NADA. No tiene. Por lo tanto, aún no entiendo qué quizo decir cuando le escuché: ¡Tirai' pinta cabrita!.
Pobre don pollo. Allí queda su solitario cuerpecillo. Mientras le corre el agua por la espalda, un cuchillo recién afilado troza cada parte de lo que queda de humanidad.
- Bien rico te quedó el pollo mamá.

miércoles, diciembre 21, 2005

Transición

Un minuto por favor
Hoy pido un minuto de descanso.
Que el reloj detenga sus agujas y que el silencio grite con todas sus fuerzas.
- Una almohada por favor.
El viaje fue largo, 18 horas. A pesar de eso, los ojos supieron descansar sujetos a las ventanas y respirando el paisaje que se transformaba de desierto a verde.
Minutos de descanso para esta viajera.
Pronto, novedades.

lunes, diciembre 19, 2005

Nudos en la garganta

A mi papá
Las cosas no acaban aquí.
No hay que tener pena, el corazón siempre palpita con la misma fuerza.
Te quiero, te amo para ser precisa.
Te admiro por el gran hombre que eres:
dedicado, cariñoso (a tu manera), buena persona y muy inteligente.
Hoy es día de despedidas. No hay que estar tristes, nos veremos siempre.
¿Por qué?
Porque nos tenemos el uno al otro dentro de nuestra alma.
Tú me tomabas la mano para poder caminar.
Ahora, yo emprendo el vuelo con las herramientas necesarias.
Tú me las diste, por eso confío.
Los hombres de bien tienen la felicidad en sus manos,
tú eres uno de ellos.
Que las lágrimas sean pasajeras, todos estaremos bien.
Te quiero mucho. Siempre estás en mi corazón.
Tu hija.
After that: el viaje es a Santiago. Allí posaré mis maletas para iniciar una nueva vida. Ya soy periodista, por lo que las comunicaciones (o algo parecido) llaman a la puerta. Nos vemos por aquí. Quizás no con mucha frecuencia, por lo menos los primeros días. El AltoSubterráneo no se cierra.

sábado, diciembre 17, 2005

Close up al ojo


Carta abierta a Antofagasta (inos e inas) y a la "manga":
Las señoritas serias de más allá también se despiden
Heme otra vez aquí. Intentando decir las cosas que siento escondida tras una pluma, una amada pluma/tecla. Ésta vez por un medio del cual no muchos comprenden.
- Es harta la exposición que se tiene con esto del blog.
A pesar de eso, lo hago por acá. Es un deleite el saber que te ven, te leen y también te odian. En fin, uno no puede tener todo lo que quiere.
Llega el tiempo de las despedidas y uno suele escapar de estos momentos en que las lágrimas son inevitables y el hecho de extrañar a quienes uno quiere y ama, se hace algo casi inmanejable.
- Uno suele dar validez a las personas cuando estás alejados de ellos.
Sí. Es cierto y me ha pasado. Te encuentras lejos de quienes alguna vez heriste y ahora los necesitas más que nunca. Pasa una y otra vez.
Esta vez, la que se marcha soy yo. Dejo 12 años de vida aquí, entre cerros café y mar ahora contaminado. Dejo Antofagasta.
Sí, me da pena dejarla. No porque me agrade, creo que nunca pude enamorarme de "la perla del norte", pero sí de mis amigos. Gente buena... buena pal’ leseo también.
Dejo atrás 12 años en un lugar que me vio crecer. Doce años en los cuales me caí, levanté y arrastré por los más diversos paisajes personales. Todo quedó aquí fundido entre rocas.
Extrañaré a personas que simplemente son geniales. Desde las cosas que piensan hasta la forma en que me hicieron sentir.
- ¿Qué son 12 años?
Definitivamente la mitad de mi vida en estos instantes. Llegué a los 12 y me voy a los 24. Entre los pies en la tierra y el mar. Entre el calor húmedo y el lento andar.
Serpentinas, globos alargados y confeti para todos ustedes. (Y aquí la frase clishé): que todo lo que se propongan sea resultado de esfuerzo y calidad. Éxito para todos.
"Unsaludconalgodealcohol" por la Carola- Ale- Pamela- Romina A.- Romina V. - Lucho- Mauro – Sebas – Roberto – Oscar - Johann – Karen - Andrea – Daniella – Lorena – Loreto – John – Rommy – Andrés G.
Los quiero a todos.

jueves, diciembre 15, 2005

Principio de despedida


Maletas llenas
Despego con paciencia todos los afiches, posters y pinturas que acompañaron a las paredes durante doce años.
Las marcas del sol dejaron plasmada la existencia de fotografías en la puerta del clóset.
- Fue sin querer. No sabía que se mancharía.
Algunos papeles al basurero, otros a las cajas. Miles de ellas se aprestan para recibir gran cargamento de recuerdos, rabias, alegrías. Todo pa' dentro.
- ¡Tanto cachureo que guardas!. ¿Será necesario?
Hoy, las imágenes se volvieron más lentas. Los pasos de quienes aprecio, quiero y amo eran aletargados, como de película surrealista. Sólo se movían las palabras. Los cuerpos estaban quietos.
Es una lágrima que no tiene ganas de salir a jugar. Prefiere guardarse para el último minuto.
- Sí si me da pena partir.
Intento dejar de lado lo (im)prescindible. En casa se necesita algo de swing.
Las maletas tratan de contener el peso de los años. Libros, luz, amigos... todo al bolso.
Despedidas. Un mal necesario.
After that: ¡Oh por dios!, ¡se me sube la mermelada!.

martes, diciembre 13, 2005

Su ticket por favor

Aves gregarias
Las plumas quietas lo dicen todo. Ahí estaba aquella ave que, queriendo emprender el vuelo, se encontraba con obstáculos que claramente le hacían presagiar que sus patas no servían para tal efecto.
Junto a su grupo, todos de patas enraizadas, picoteaban el poco maíz que les tiraba 'la mano'. La misma que a veces quita, ahora proporcionaba con mucha atención.
Una de las aves sobresalía de las demás. Como en el cuento del pato feo, la gregaria no tenía más gracia que la de empinar su pico por sobre el resto como queriendo mirar más allá de la granja.
El sol se ponía una, dos, tres y cuatro veces al día. La luna acariciaba a las aves con su manto luminoso/obscuro. Las protegía de quién sabe qué. Allí estaban todas encerraditas.
El río corre tranquilo por esos lares. Las piedras reposan cual inertes sobre el suelo y las vacas, chanchos y caballos conversan de temas ininteligibles.
- En fin, algún día podremos volar.
Escuchan nuevamente desde la ventana los ronquidos del patrón.
- Es un viejo que en el fondo es buena persona.
El sol pegaba fuerte en el césped. Las aves gregarias temen por su futuro. Sin embargo, todo estará bien. Siempre todo sale bien.

lunes, diciembre 12, 2005

Retraso con sonrisa (11 de diciembre)

Entre zanahorias y confeti
Érase una vez, una señorita mágica, quien gustaba de las fragancias más exquisitas del bosque.
Con un vestido rosa y un canasto con zanahorias, la maga recorría cada rincón del paraje que se le entregó a sus ojos, a veces cafés; a veces verdes.
El sol acompaña sus pasos, siempre finos, siempre frescos. Pies delicados, voz suave, cabellos claros.
Todos los ojos la miran pasar. Es que la femineidad que raya en la admiración, pinta cada poro de su piel, como si de un baño de miel de abeja hubiera sido bañada.
Ayer, un par de piernas infantiles: largas y flacas que tomaban helado junto al lago. Hoy, una mujer que destapa realidades y maneja fantasías.
A un lado deja su corazón y al otro un par de naranjas. La dulzura se cuela por su (in)conciencia dejándola presta a deslizarse por todos los cruces que le depare el destino.
La señorita mágica, como toda maga posee una varita. Con ella viaja entre nubes y caramelos. Con ella, nos hace feliz a todos
La llaman Constanza. Yo le digo: regalo de la vida.
After that: a mi hermana en su cumpleaños número 21. Te quiero mucho Magnolia.

sábado, diciembre 10, 2005

Mucama entrometida

Vida en muerte
Todo se salió de control. El médico ya le había aconsejado dejar aquellas sustancias, pero él hizo caso omiso al diagnóstico.
Postrado hace algunas semanas, se dedicó a redactar parte de su vida, como queriendo plasmar todo lo que alguna vez quiso contarle al resto y no podía por causas urbanas.
Día uno: memorias de un filósofo; día dos: recuerdos numéricos; día tres: viaje a Europa.
Y así. La pluma se deslizaba con confianza por el amarillento papel que descansaba sobre la ya añeja madera que ocupaba como mesita de noche.
- Los cables se cruzan con el tiempo amigo. Tú eres el responsable de todo esto.
Y la botella se le vino a la cabeza. Tragos y tragos bebidos junto a los contertulios, solo, con las mujeres que lo enloquecían y las que simplemente le guiñaban un ojo.
La lengua traposa le recordaba la muerte. Le hacía olvidar la vida.
- Pero, ¡qué es lo que estoy diciendo!, si te irás por un motivo muy simple. La vida.
Jamás supo abrir los ojos para contemplar más allá de sus narices. Las cortinas las corría sólo en ocasiones especiales y en uno que otro feriado.
Lamalavida le jugaba una mala pasada y el médico se lo recordó una vez más: "deje estas sustancias. No hay remedio para esto".
Lo mismo que creyó estar perdiendo, lo empuejaba hacia lo que no quería poseer.
After that: desde una red inalámbrica para todo el planeta.
Before that: recomendando Gling - Glo de Björk. Deslizándose por el jazz.

miércoles, diciembre 07, 2005

Agua, mucha agua

En el mar, la vida es más sabrosa
Siempre era igual. Descendía lentamente por un túnel vertical luminoso con las ganas de encontrar tan anhelado tesoro.
Desde pequeño le interesó el mar. A pesar de eso, el pavor que le causaba la sola idea de adentrarse nadando, lo hacía desistir de sus sueños e inmiscuírse en cuánta enciclopedia fuera necesario.
Peces abisales, estrellas de mar, hipocampos, esponjas y linternas con ojos. Todo era conocido para su mente. Los pies en las rocas, nunca en el mar.
Andaba como en la luna. Su cuerpo parecía lotar en la arena, esa capa mojada y acolchada que causa tanto placer.
Regocijo era el sentimiento. Entre pequeños peces de colores se abría paso hasta llegar a donde siempre soñó: el hogar de las medusas.
No había más genialidad en ir allí que visitar la trasparente belleza de aquellos "bichos" como les llamaba su madre.
- Mira, son verdaderas jaleas.
- No te acerques mucho, que te puede dar "algo".
Cada uno en su asunto, las especies bailan entre burbujas y plancton. Todos tienen su trabajo definido y al mismo tiempo sus ocupaciones dan paso a la vida en el fondo del mar.
Sube, sube que el oxígeno se acaba. Sólo un par de minutos es suficiente para capturar todo lo que en los libros es imposibe. Su sueño se había cumplido en un sueño.
El más grande se come al más pequeño. En la tierra es igual.
After that: por lo del perrito faldero. Gracias al anónimo conocido por la ¿genial? idea.

lunes, diciembre 05, 2005

Venga, venga ptss ptss


A mi perrito faldero
Tengo un perrito faldero, ¿quién no ha tenido uno alguna vez?.
Peludo o lanudo, da igual. Siempre bien perfumado y con una cinta azul alrededor de su cuello.
- Es macho. A los machos les viene el azul.
Lo saco a pasear todos los días. También cuido de que no se haga pipí dentro de la casa. Ya tiene un árbol con su nombre inscrito sobre el tronco. ¡Qué lindo es mi perrito faldero!.
Le gusta dormir a mis pies. Mi madre le tejió una colcha roja de lana. Él descansa fascinado sobre ella.
- ¡Guau!
- Su primer ladrido ¡Qué emoción!.
Es increíble todo lo que ha aprendido en estos cuatro años. Desde que lo adopté, le he enseñado a hacer trucos como dar la patita, hacerse el muerto, pedir comida y abrir los cajones.
¡Ay!, mi perrito faldero. Lo amo tanto... Es que él es especial. Tiene un intelecto único, es profundo y capaz de ser fiel sin pedir nada a cambio.
Siempre me defiende contra quienes quieren violar mi privacidad.
Ataca perrito faldero, ataca.
Y ahí parte él. Aunque es pequeño, sabe defender bien su territorio.
Amo a mi perrito faldero.

domingo, diciembre 04, 2005

Cielo rosa

Armando pétalos
Así las cosas pasan. De todo lo que uno pudo hacer o decir, el viento se lo lleva a diario para polinizar otros cerebros, otras mentes, otros discursos.
Y así el sol se levanta como si fuera la primera vez que toca con sus rayos el frío mar. La sonrisa está presente, los ojos maravillados buscan el consuelo del perdón y el corazón ruega por un poco más de mermelada.
La aguja e hilo comienzan a dar puntadas. Cada pétalo, cada trozo de tela se remece con el traspaso de quien será fundamental en la elaboración.
Una, dos y tres filas de puntos con hilo. El color debe ser el apropiado... no vaya a ser que las cosas queden a medias y al primer atisbo de brisa, la cosa vaya a transformarse en un puro desastre.
Esta vez, el rosado para los pétalos. Femenino y hasta repulsivo, pero adorable.
- Rosado para niñas, celeste para niños.
El verde del tallo es primordial para dar los últimos retoques. Y ahí está una de las creaciones que causa sonrisas, suspiros y una que otra lágrima. La flor.
Si cierras los ojos y no posees ningún tipo de alergia, inspira hondo y atrae hacia ti la fragancia dulce de las flores. Supongo que traen mensajes. Después de todo, por algo están plantadas ahí.
Que cada uno posea el don de ver más allá de las cosas. Que un pétalo de aquellos que parecen de terciopelo, se apodere de las pupilas de todos aquellos que ven escabroso su futuro. Si todo sale bien, pronto nos veremos empapados del más dulce néctar.
After that: me gustan esas imágenes en las que se muestra el despertar de una flor de manera que se puede percibir toda la evolución.
Sólo basta dejar una cámara grabando por un par (hartos) de horas y luego acelerar los cuadros en edición.

sábado, diciembre 03, 2005

Persecuciones


Y el villano es...
La persecución comienza así: uno expele una aseveración, luego la palabra vuela rauda y se inserta dentro de las cabezas de todos (incluso de quienes nada tienen que ver con el suceso), esto se forman una idea que el 99% es errada y se inicia el juegodel traspaso colectivo de las palabras.
El nunca bien ponderado cahuín tiene por objeto crear ideas, situaciones, estados y qué sé yo, con el fin de que se establezcan nuevas ideas que vayan definitivamente en contra de otra persona, ya sea por mal gusto, porque "cae mal", o porque es débil, extraña, freak, etcétera.
Y aquí viene el dedo acusador que apunta sin piedad contra el corazón de quien expulsó la primera frase. Las miradas juzgan por sí solas. Ceños fruncidos por parte de quienes incluso apoyan la anticipada moción. Es extraño cómo la masa atrae a individuos que no están de acuerdo con ella. La masa es poderosa, come a mordiscos sangrientos.
Y detrás vienen con rocas, palos y flechas. El tiro debe ser perfecto; debes morir o por lo menos cerrar la boca y no hablar. ¿Por qué?, porque así es la cosa nomás.
- ¿Por qué?
- Porque HABÍA que hacerlo.
Había... había... por formalidad. ¡No!, no estoy de acuerdo. Tú te callas.
- Ahhh, ya chao.
Y ahí la cosa cambió. Los rostros amables ahora no dicen, no saluda, no nada, no todo. El ceño se frunce y pasa por tu lado como castigando tus dichos, reprobando tu actitud. La tercera parte aún no se presenta. La primera, ya pasó y la segunda fue desagradable.

viernes, diciembre 02, 2005

Pateaduras

Del cinismo y otras yerbas
Esta vez no habrá nada de convencionalismos baratos, falsas cursilerías ni caras apretadas y sonrientes.
Es inaceptable que, ¿cómo lo digo?... me causa repulsión fijar la mirada en la gente cínica y doble standard. De aquellas que apuñalan a diestra y siniestra y luego corchetean su boca moldeando una hermosa sonrisa.
- No nos iremos sin antes reconocer a quien estuvo con nosotros...
- ¿Qué?
No puedo creer, no me cabe en la cabeza la imagen solapada de ciertos personajes que sin más ni más, voltean su chaqueta en medio de luces, aplausos y fiesta.
Primero la basura y detrás las flores. A un lado el hombro vilipendiado y al otro, la espalda golpeada.
Me sorprenden cada día con sus falsas caretas. Intento ponerme en vuestro lugar, mas no comprendo nada. Nada.
Me bajo del escenario de la falsedad. No quise compartir semejante actitud con ustedes. Espero me disculpen, pero no soporto dos caras iguales/distintas a la vez. Me sobrepasa.
Los focos no presenciaron mi partida. Alivio, porque después la lengua es larga. Larga y venenosa.
After that: Todo iba bien, los quería, admiraba; me apenaba... pero no.

miércoles, noviembre 30, 2005

En blanco

Una chancha sonrisa
Los rayos del sol pegan fuerte sobre el pavimento. El sonido de una radio suena fuerte a lo lejos y las limonadas se venden por montones en la esquina de una casa con rejas blancas.
La cumbia dice algo como: "Yo te voy a regalar papito un peluquín...". El sol pega fuerte en las cabezas.
En la calle hay un cerdito que sonríe sin cesar. Hoy no es su día; sólo es tiempo de reír. Su dueña lo cuida mucho. Todas las mañanas lo acerca a la ventana para que tome aire y le da agua con un algodón.
- Éste es el más delicado de todos. Me lo trajeron desde Europa.
- ¡¡¡Oh!!!
El cerdito era el orgullo de su dueña. Si hasta el plumero le pasaba para desempolvarlo todos los días por la tarde, al esconderse el sol. Después de eso, lo tapaba con una manta.
- El frío puede descomponerlo.
Y así era la vida del chancho sonriente. Su cara lo delataba todo: felicidad extrema. La chancha felicidad.
A pesar de todo aquello, las hojas del calendario no supieron favorecer al cerdo, quien en vista de las circunstancias, no pudo resistir los embates del destino.
Una jugarreta de la vida. La misma doña que con cautela todos los días lo asomaba a la ventana, con su codo, el mismo que se embetunaba todas las noches con crema, pasó a llevar al cerdito, quien dando botes en el suelo, se quebró en mil pedazos de cerámica europea.
Las rosadas piezas terminaron con la sonrisa del chacho. Ahora, es la pala y la escoba quienes hacen la labor. La chancha sonrisa se fue al tarro de la basura.

lunes, noviembre 28, 2005

Envoltorios de papel


Dulce andar
Pisando hojas en primavera, de aquellas que crujen como en otoño. La lluvia de dulces es un momento anhelado, tal como la navidad para los niños.
Hoy es el día de los envoltorios de papel. Brillantes, de colores sabrosos y olores empalagosos. Todos dentro de una cajita, danzan al son del azucarado manjar.
De pequeña, ella los juntaba junto con las servilletas, llaveros, esquelas y perfumados pétalos de flores.
- ¿Por qué juntas envoltorios de dulces?
- No lo sé. Creo que todos traen recuerdos alegres.
La de la abuelita que se echó un dulce de menta para aliviar la tos, los que cayeron sobre las cabezas de esos niños al romper la piñata; el que le regaló el primer día que la vio.
Los envoltorios que dejan huellas. Marcas que no son fáciles de borrar aunque se quiera: la profesora que reparte dulces antes de la prueba y el pintor que le regala chocolates con rellenos sabrosos a sus musas.
- ¿Esos de tigretón sirven?
- No, esos no porque quedan siempre con trocitos de chocolate y pueden venir las hormigas.
Estiraditos, en la caja duermen los dulces ropajes. De noche, se visten con sus mejores arrugas para deleitarse con las estrellas y las nubes de algodón.

sábado, noviembre 26, 2005

Traumas post-traumas

Déle una patada al semestre
Y ahí estamos. Intentando hacer algo por todos estos años de estudio, esfuerzo, cansancio... carrera.
En grupo, algunos en cámara, otros reporteando. Así pasan imágenes del recuerdo, de aquellas que averguenzan, gustan, ¿melancolizan?. Todas del ayer.
- ¿Salgo en alguna foto?
- Sí. ¿Por qué?
- Tú sabes que no me gustan esas huevadas.
Y así a algunos les agrada posar; a otros simplemente el anonimato expuesto y el estar frente a la reja invisible.
No queríamos ver escenas nostálgicas, lloronas y cebollentas. De ahí la música "alternative". Sin embargo, ponga lo que ponga, las instantáneas hablan por sí solas denotando todo lo que ocurrió alguna vez. Todo comenzó el 2001.
Cinco años pasaron y todo quedará atrás en una semana más. Hasta al más refunfuñón le picará el bicho de la lágrima suelta. Todos tenemos mermelada en nuestro interior.
After that: El jueves 1 de diciembre a las 20:00 hrs. en la explanada de las R en la Universidad Católica del Norte, se realizará el "Pateando el semestre 2005", actividad organizada por los alumnos de quinto año de periodismo, que cursan la cátedra de Relaciones Públicas. A los de Antofagasta, queda extendida la invitación.

miércoles, noviembre 23, 2005

Melodías mutiladas


Sonidos sordos
El pabellón cierra las compuertas. Sólo el viento se cuela por las delgadas fibras que estimulan el paisaje.
Sobre el papel, un lápiz que denota que se estuvo jugando con la tinta. El azul se desparrama como queriendo abrir zurcos por entre el cuadriculado suave.
Los oídos, desesperados, buscan flautas mutiladas que brinden algo de auspicio para esta cátedra, que en el fondo es algo necesario. Torpe, pero necesario.
Párrafos cortos, sonidos truncados. La piel se resquebraja y de ella surgen los primeros atisbos de vida, una nueva y que descarta de plano las lágrimas y la soledad.
De allí que la mano se estremece y la pluma/tecla decide entrar en acción, no haciendo caso de la locura de sus compañeros tímpanos, que decidieron tomarse el día libre sin haber pedido permiso al sindicato correspondiente.
- ¿No quise decir eso?
- (...)
- Es en serio. ¡Escúchame!
- (...)
Nada. El oído derecho y su compañero de labores reciebn sólo vibraciones sin sentido. Un blabla constante que ni siquiera se sabe a ciencia cierta si tiene algún significado manifiesto.
La figura se distorciona al compás de lo irreal. La deformación sufrida por los colores da la impresión de que fuera hecha a próposito, deseando por todos los medios de rasgar el cuadro allí contemplado.
No hay caso. Para intentar oir, los ojos colaboran cerrándose. No. Tampoco consiguen su objetivo. Hoy, hasta el yunque y el martillo dieron rienda suelta a la parranda. Viven todos por hoy, la vida loca.

martes, noviembre 22, 2005

Little Queen

Con la corona en la testa
Aún cuando el báculo me haya dado por el...
la reina de pistachos continúa con la nariz en alto y dice:
"ya llegarán los días en que lluevan ranas y culebras".
Así como en 'Magnolia', las cosas al final se entrecruzan como las piernas de una señorita bien peinada.
Y los guantes ya no son tan blancos ahora. Tintes de algunos colores, se posan en los dedos. El anular, meñique y mayor...
La pluma/tecla reinará siempre. Basta con sacarse los ojos y posarlos sobre el pixelado papel.
La testa piensa y piensa, y de tanto masticar cosas, se estiran los sesos y luego nadie entiende qué es lo que pasa.
¿Qué es lo que pasa?. Nadie lo sabe, nunca los sabrá. Oh!... quizás sí. A lo freak va el homenaje.
And the winner is... The Freaky Blog.
- ¿Nunca has salido reina de nada?
- No.

lunes, noviembre 21, 2005

I have a Queen


¿Todas iban a ser reinas?
Porque hay que estar "ahí",
Porque la ventana está abierta para llegar y entrar,
Porque las posibilidades están al alcance de la tecla/pluma,
Porque los ojos pestañean al compás del hoy.
(...)
Todas queremos, todas queríamos... ¿todas ganan?.

sábado, noviembre 19, 2005

Extractos


"El cine es como mi amante"
Para acceder a él, hay que tener un buen estado físico. En la quebrada Uribe, sector centro – alto de Antofagasta, vive un hombre que hizo mucho por las salas de cine en la ciudad y que como algunos personajes emblemáticos, sólo es recordado para fechas especiales y para que ciertas autoridades se vanaglorien de sus actos por la ciudad.
Su nombre es Federico Zeidler Naranjo. ¿Les suena?. Pues este hombre de 69 años, fue quien pintó todos los carteles que anunciaban los estrenos en los cines de la ciudad.
Como suele suceder en nuestro país, quienes hacen algo realmente interesante por la cultura, no aparecen frecuentemente en los medios, ni son reconocidos por su desempeño y trayectoria. Así le sucede a don Federico, quien al cierre del cine Nacional, última sala en bajar las cortinas, quedó sin empleo y sólo acompañado de una mísera pensión que fue recortada de súbito, al igual que su carrera.
Ya a los ocho, nueve años estaba metido en el cine de Vicuña. Mi padre era un alemán que se vino a Chile después de la segunda guerra mundial y allá conoció a mi madre. Allí nací yo, en Punitaqui.
Después de caminar fatigados por el sol y lo empinado de la calle, Zeidler abre las puertas de su humilde hogar, una casa con rejas blancas de las cuales cuelga un cartel que dice: "Se hacen carteles a pedido".
Don Federico habla con alegría de esos tiempos. Ya en 1945 estaba ayudando a pintar carteles en el foyer del cine de Vicuña. Dice que todo esto fue gracias a su perseverancia y el apoyo del administrador de aquella sala, quien le encomendaba tareas que gustoso aceptaba.
Reconocido como autodidacta, este artista dejó sus estudios a los trece años y se dedicó a pintar. "Aprendí mirando" recalca y manifiesta que el sueldo lo hacía pintando afiches que le valieron su primer contrato ya a los quince años.
Durante la década de los cincuenta, lo trasladaron a Antofagasta en donde lo habían solicitado para hacer los carteles en los cines de la Segunda Región.
Antofagasta fue un gran cambio. Habían más salas y el trabajo se hizo más pesado. Al principio comencé pintando los cartelones en forma vertical. Se manchaba todo, se corría la pintura. Lloré harto en esa época.
Luego de aprender nuevas técnicas como el pintar sobre una base de arpillera, la que absorbiera de mejor manera la pintura, Zeidler hacía su trabajo de tal manera que se encerraba por horas en los cines hasta terminar sus tan apreciados cartelones.
Perdí una guagüita, al Claudito (...). A veces pienso que fue mi culpa. Pasaba tanto tiempo en el cine que descuidé muchas cosas, hasta mi familia la dejé botada por mi trabajo. Me enamoré del cine.
Es tan asombroso ver cómo don Federico realizaba su trabajo que es inédito el constatar el que nunca haya sufrido enfermedades a la espalda ni al sistema respiratorio, sino hasta el término de su oficio.
Sus instrumentos de trabajo fueron sus manos, las pinturas y las latas y cartones en donde dibujaba, ya sea a mano alzada como es el caso de los dibujos animados, como también cuadriculando la hoja cada vez que hacía retratos más difíciles y elaborados.
2001 fue el año en que pintó su último afiche. Con el cierre del cine Nacional, se cerró también un capítulo importante de su vida, el que quedó sellado con nueve millones de pesos en indemnización, los que luego se convertirían en cuotas mensuales que no le ayudaron a sopesar la tristeza de haber perdido lo que más quería.
El cine Nacional cerró el 28 de enero del año 2003. Yo trabajé hasta el 2001. Después de cincuenta años de trabajo y de más de mil carteles pintados, pienso que en algo contribuí a la cultura.
Sobre la mesa, coloca en orden cronológico las diferentes fotografías de sus trabajos. "Barbarella", "Zorba el griego", "Cantinflas", "Zulu", "El abogado del diablo", entre otras se pueden ver tan nítidas como los recuerdos de este hombre, quien ahora tiene en su curriculum, el mural pintado en la Escuela Japón y los pedidos especiales que citan: "Hoy hay pan".
After that: este es un extracto de mi reportaje de título que aún no termino. Espero que les guste, después de todo, con esto me dan el título de Periodista.

viernes, noviembre 18, 2005

Noches de jazz


Y la música resuena y comienza el show. Primero unos octogenarios bien carismáticos tocan jazz. Siempre sonriendo, siempre pasándola bien. El escenario es de ellos. Todos médicos, una periodista que toca el bajo. Buena música.
Luego, aparece él: Cristian Cuturrufo. Sí, sabemos todos que es medio egocéntrico, bueno pa' empinar el codo en recital y creido, pero puta's que es buen músico.
- Ooo, se pasó. La raja.
(Aplausos)
Y así el jazz inunda hasta al más ecéptico. Batería, bajo, timbales, guitarra y trompeta se funden al compás del chasquido.
- Otra, otra.
El jazz nos transporta por las nubes. Ni el temblor hizo que se remeciera el suelo tanto como al compás de Cuturrufo y los músicos de Antofagasta. Eran como la selección de la ciudad.
Simplemente genial. Cuturrufo tiene ese "no sé qué". Gordito y todo, él es genial.
After that: invitación de don Kral. Nuevamente digna de él.
(En feria de las artes y diseño 2005, Antofagasta)

jueves, noviembre 17, 2005

Días peliagudos

Días de furia
¿Por qué hablan de ciencia?, ¿qué tienen que ver ustedes con los problemas medio ambientales?
- ¿Aló?, ¿está listo el coffee brake?
- ¿Qué?... no. Yo le dije a las 11:00 horasy no a las 12:00.
El computador hace su trabajo apoyando al exponente. ¿Miles?, no. Sólo una decenea (y eso) de ojos lo observan con singular atención.
- Mil pesos estudiantes, tres mil egresados y cinco mil profesionales.
Las autoridades no asisten; tampoco los auspiciadores. ¿Qué es lo que sucede?. Fácil. Organizando bien las cosas resultan. ¿O no "doc"?.
Se pierden de la maravilla de la ciencia y la comunicación.
- ¿Seguro?
- Tal vez.
La eminencia apellidado - apodada galeno intenta dilucidar los misterios del arsénico en el agua.
Fórmulas químicas se balancean por la incoherencia y la luz de colores tecnológicos da a entender que la medicina está ahí.
- ¿Cómo?. ¿Va a presentar en diapositivas?
- ¿Quién rayos ocupa eso hoy?.
Llega la tarde y son seis los valientes que se disponen a entrar en escena.
La cortina se corre y por mil pesos, el ganador es...
¿Será tan/tan magnífica la oportunidad?. No lo creo. Pero nunca está demás inmiscuirse en temas relacionados con el conocimiento. (Nunca está de mas aprender). Todo en un solo lugar. Todo por "luca".

After that: ¿Cuál es la fórmula del agua?----- H2O
¿Y la del agua bendita?
(...)
H DIOS O.
**Sergio Prenafeta, Pdte. de ACHIPEC y docente de la U. Andrés Bello.

domingo, noviembre 13, 2005

Noche entre hojas

Las páginas se suceden rápidamente. Por ahora, leo el primer cuento de 'Las Armas Secretas' de Julio Cortázar. El argentino mata con la inteligencia.
La feria del libro de Antofagasta (segunda versión acá en la ciudad), estuvo para quienes gustan del paseo familiar y ver libros. Ver y comprar. Precios razonables y elevados. De todo y para todos como dicen.
Vuelvo a Cortázar y su tapa de colección. Las 'Cartas de mamá' tienen ese inconfundible pluma afrancesada que refresca y enerva. Genial.

sábado, noviembre 12, 2005

Voladuras de techo

Un viaje por el pestañeo
¿Cuánto se demoran los ojos en pestañear?, ¿lo hacen en forma perfecta y simultánea?, ¿cada cuántos segundos?... Preguntas de infancia al igual que aquella que decía ¿cómo uno podría respirar al mismo tiempo que la otra persona sin ponerse de acuerdo? (o algo así).
Los ojos pestañean y por milésimas o millonésimas de segundos, me transporto hacia otras dimensiones. La nave me espera y los tripulantes me avisan que podré ver las estrellas.
- Está despejado el cielo hoy.
La micro viene y va, las calles abundan y la gente también.
Vuelvo a pestañear y ahí está: el espacio para mí sola. Estrellas, y una serie de "elemetos cósmicos" danzan en mi honor. Fugaces como algunos amores, entonan hermosas o fermosas melodías.
Las líneas amarillas del TransAntofagasta me indican que queda poco para aterrizar, la gente sube, la gente baja. Se apelotonan.
- Los estudiantes, den el asiento pues.
Y pestañeo. La nave enciende sus luces y en el oído siento unos zumbidos que me dejan perpleja. Los colores varían: azul, verde y amarillo. Las estrellas son para mí.
- Me deja en la esquina por favor.


After that: no, no me fumé ni tomé nada.

miércoles, noviembre 09, 2005

Sueño, mucho sueño


Cabeza, ojos, pelo, boca. Todo el cuerpo lánguido termina en la oscuridad infinita. Esa oscuridad sabrosa, la que se desea en ocasiones dormiladas.
Después de apreciaciones geopolíticas, libros institucionales y seminarios científicos, la espalda pide a gritos ¡auxilio!. No pido comprensión, sólo una almohada refrescante y ad hoc a la ocasión.

martes, noviembre 08, 2005

No, no lo haga


Beso de no - enamorados
Los labios se acercan, aunque por lo menos uno de ellos sabe que no deben hacerlo. El paisaje nocturno y el frío del mar hacen que ambos se acerquen buscando calor. Quizás no un calor íntimo, sino uno que cubriera de la asquienta soledad que los embarga a pesar de estar rodeados de ojos.
Ella titubea y él la acorrala.
- Estamos solos, no te preocupes.
Sin embargo, el sentimiento de dejar la mente en otro lugar, hace que el corazón le tironee del pelo en busca de lo que realmente debiera estar sintiendo.
El beso a la fuerza. Ella retrocede; él avanza. Intenta despegarse de sus labios pasados, pero la consume el olvido. Él por su parte, goza con cada segundo, tratando siempre de marcar su territorio con cada milímetro de humanidad.
- Otra vez caíste.
La noche está estrellada. La luna alumbra la cara de los no - enamorados y les recuerda que la hora pasó hace ya mucho tiempo. A veces, se deja llevar. Sólo está vez se consumió por completo.
Alrededor de ellos, sólo el mar habla con las rocas. Las golpea de la misma forma en que él hirió su existencia alguna vez, y con la misma furia de antaño, ella se separa.
- No de nuevo.
Los cubre un manto de silencio. No hablan, mas sienten que nunca debieron hacerlo. Él por conveniencia. Ella porque no lo ama.

domingo, noviembre 06, 2005

Desastres mojados

En la torre
Qué noche tan repudiable. Las estrellas y el mar con petróleo no ayudaban a que el cielo negro sonriera y diera aunque sea la más mínima posibilidad de ir por el festejo de fin de semana.
Seria como siempre, la señorita de más allá caminaba con pasos rápidos y enfermizos por los pasajes que conducirían a la torre, lugar determinado para pasar el rato.
Entrada normal, recinto repleto. La conversación giraba en torno al gentío y de cómo ellos no se iban a otro lugar, a las discos... a otro lugar.
Se abre una mano y caen los billetes. Los mil, dos mil... y monedas toman palco para ser protagonistas del trámite etílico.
- Cuatro botellas de cerveza, estamos bien.
Y van tomando desenfrenados como si el mundo se fuera a acabar. La vista borrosa y la lengua traposa.
- Di: "Iquique, tierra de las glorias navales". (O algo así)
- (...)
Y llega el desastre. Sacan del recinto en forma exagerada a un ebriecillo que seguramente estaba hinchándolas. Lo sacan a patadas y empujones. Estos matones se creen que son galanes y fuertes. Empujan a aquella de la sonrisa misteriosa.
Luego, uno de los que se bamboleaban al compás de nada, toma la botella, se le resbala y cae sobre el pie de la seria, derramando gran cantidad de cerveza sobre ambas piernas de la misma.
Resumen: auto, piernas mojadas, cara de nada...
- Gracias por venir a dejarme, chao.
After that: a las 6 y media de la mañana, en uno de los pisos de abajo hay una pelea. Se sienten los gritos y luego la frase: "pero me tiró un huevo poh' huevón".
La demás sarta de garabatos me los reservo para otra ocasión. What a night!.

sábado, noviembre 05, 2005

Chilito lindo


Y la ley medio ambiental ¿cuándo?
Así es. Nuevamente estamos sufriendo un daño inmenso al medio ambiente y las soluciones parecen ser las mismas de siempre. Ninguna.
El 31 de octubre, en la madrugada, un barco filipino, el Eider chocó por causas que aún se desconocen con unos roqueríos frente a la playa Las Petroleras en Antofagasta.
Las Petroleras ya habían estado, o mejor dicho, aún están haciendo noticia, por la cpntaminación que sufren sus aguas a causa de las altas concentraciones de hidrocarburos que flotan cual bañista en verano.
Por si fuera poco, llega Eider y daña ecológicamente la poca y nada de playa que tiene Antofagasta. ¿Soluciones?. Hasta el 1 de noviembre ninguna.
Los efectivos de la Armada, apostados en el lugar, intentan por todos los medios (y los que tienen a la mano) de salvar el mar, atrayendo con unas máquinas los residuos de petróleo. Algo así como una aspiradora que atrapa los residuos.
La televisión muestra los primeros indicios de que algo había pasado. Mujeres casi desmayadas llegaban a los consultorios para ser atendidas por fuertes dolores de cabeza, mareos y vómitos.
- El olor es insoportable. Decía una de las vecinas.
Y ¡claro! si la radiación de los hidrocarburos estaban ahí, en sus narices.
Habían pasado dos días y no había soluciones. En la tv hablaba el intendente de la Segunda Región, Jorge Molina, Carlos Guerra, biólogo de la U. de Antofagasta, Hernán Vagas, jefe de la oficina de protección civil... hablaba... y hablaban. ¿Qué se deducía de todo?, que el barco sólo quedaría encallado, requisado o algo y que el capitán quedaría libre. Que no sabían aún de cuánto sería la multa. ¿Multa? y pa' la casa.
El daño es incalculable.
Prohibido la pesca y comercialización de pescados y mariscos.
No bañarse.
Cerrado hasta el Balneario Municipal. Hasta ahí llegaría la mancha de petróleo.
El filipino Roy Saldaña es el capitán del barco. Estuvo citado al cuartel de la Policía de Investigaciones. No llegó. ¿Soluciones?. Ninguna.
Se hablaba en un comienzo en una multa de cuarenta y tantos millones de pesos de los noventa y tantos a los cuales se podía llegar.
Se llamó al Consejo de Defensa del Estado (CDE) para que se hiciera cargo de las acusaciones y demases. La multa ya va en sesenta millones de dólares.
Se pide respeto para la nación, cuidado para la ecología, que paguen por los daños, pero... ¿dónde están aquellos que promulgan leyes como la del feriado largo en tiempo récord?. Una ley inexistente hasta el momento para el medio ambiente no vendría nada de mal ¿o no?.
Radiación... fuente: el Mercurio de Antofagasta

viernes, noviembre 04, 2005

En viaje

El tío Oli**
- ¿Quién quiere jugar?. Necesito a un voluntario.
- ... ... ...
- Ya po' si es uno solo.
- ... ...
- ¡Oye!, si es sólo un juego. ¡Vamos!.
- Ok. Yo quiero.
- Bien. Conoces el mazo de cartas ¿no?. Hay rojas y negras. ¿Cuál escoges?.
- Rojas.
- Ya. En las rojas hay corazones y diamantes. ¿Qué escoges?.
- Corazones.
- Corazones. Es decir, quedan los diamantes.
- ...
- En diamantes te quedan los pares e impares. ¿Qué escoges?.
- Impares.
- En impares tienes el 3,5,7,9,11 y 13. Dime tres.
- 3,5 y 7.
- Bien. Y te queda el 9, 11 y 13. ¡Escoge una!
- ... ....
- Vamos escoge una.
- Ya. El 9
- ¡NUEVE!... . De la billetera saca una carta que efectivamente es el 9 de diamantes.
- (¡...!)
- Braaaaaavvvvoooooo.
- ¿Cómo lo hizo Tío?
- No me digai tío po'. Con esa cabeza... por último puedes especular.
- Jajajajajaja.
- Chao y gracias por jugar.
- Chao. TÍO.
- Mira... el tío Oli. ¿Cómo habrá hecho el truco ah?
- Al Mauro le gustó el truco. Mmmmm.

After that: A Mauro y su adicción a los trucos.
** diálogos maquillados y producidos. Tan buena memoria no poseo.

miércoles, noviembre 02, 2005

En dólares

Mercado del cariño
Al otro lado de la pluma/tecla, se desprende una historia que deja a un lado celebraciones, fiestas, sonrisas... e incluso el calor del cariño.
Nada tienen que ver cuentos fracturados ni líneas zigzageantes. Es otro el camino que sigue la tinta en el dibujo.
Cuando el corazón se llena de colores, es difícil que los granitos de arena se metan en los ojos y te impidan la vista. Sin embargo, y desgraciadamente, el viento no siempre vuela a tu favor, y cuando no es así, la ceguera es inminente.
Es como si agarrara el carrito de supermercado y se dispusiera a pasearse por los diferentes pasillos. Las ofertas están a la orden del día: leche, pan y frutas. Nada que pueda ocasionar daño.
A pesar de aquello, la fecha de vencimiento muchas veces provoca daños profundos. El estómago se aprieta, la lágrima danza.
Es increíble que algo que tanto deseas se vuelva agua entre los dedos. Para ti, lo imprescindible; para el/la otro/otra, sólo un día más en el calendario. La vida tiene precio.
Las llamadas, mails, letras, sonidos y voces se convierten en arena en los ojos. El no mirar hacia atrás se vuelve imposible. ¿Por qué?. Simple: uno quiere, ama, recuerda, ansía y ESPERA. Espera...espera.

After that: ¿Qué sucede cuando uno cree que las puertas están dispuestas a esperar y en realidad ni la ventana recibe?.

martes, noviembre 01, 2005

1.460







La luna se unió al baile del fuego
Abrir los ojos el 1 de noviembre, no es sólo decir: "¡Qué bien, hoy es feriado!". No. El 1 de noviembre no es un día más. En 2001, un paseo a la playa de Juan López, definió lo que aún estaba dibujado en líneas entrecortadas.
Sobre la arena, una manta y un grupo de bebedores melancólicos se aleja hacia otros parajes. Destino desconocido.
- ¿Te quedas con él?
- Sí. Está buena la conversa.
- ¿Segura?
- Sí.
La fogata ya cubría gran parte de sus rostros, dejando sólo algunas partes difíciles para ocultar. Secretos, confesiones y anécdotas juveniles traspasaron la intimidad y penetraron en cada una de las existencias que hasta ese minuto eran sólo un par de desconocidos.
El beso junto a la boca fue el indicio de que algo se había producido. El resto fue entre los dos. La complicidad fue, desde ese instante la base de todo. Todo fue al azar y al mismo tiempo parte del destino. ¿Éran (des) conocidos?.
1.460 días y los mejores amigos/pololos/novios aún conservan la esencia del orígen. El misterio recorre el camino que los une, la respiración es una sola dejando de lado toda confusión que ahora causa recuerdos. Sólo eso.
Sólo puede decir que lo ama. Las preguntas se hicieron parte del viento y las ganas de estar junto a él se refuerzan al ver sus ojos.
Le dice con frecuencia que no le agradezca. Sin embargo, hoy sus labios reaforman con fuerza que le de las gracias por estos 4 años junto a ella. Por ser parte importante de sus pasos; por estar ahí en todo momento. Gracias por su sonrisa que sobrepasa cualquier intromisión de tristeza. Gracias por su mirada, esa que le hace viajar por sus ojos. Gracias por sus manos, las que le dan confianza. Gracias por amar sin pedir nada a cambio. TE AMO.
After that: A don Kral.

lunes, octubre 31, 2005

Anécdotas de diligencias

La fila que no avanza
Como si estuviéramos en una banda elástica de gimnasio, las personas ubicadas en la fila del banco esperaba pacientemente por la atención.
Un guardia de seguridad, cientos de personas impacientes. La Seria y Magnolia con el estómago vacío.
- Hay que ir temprano, porque hoy es lunes y peor; mañana feriado.
¿Increíble?. Dos cajas abiertas para atención de público general y trámites como dépositos, giros y cambio de cheques... alrededor de 6 cajas abiertas para deligencias... ¡Internacionales!.
Primer banco: BCI. Atención rápida, conversa amena y depósito ágil y bien agradecido.
Segundo banco: Santander Santiago. Miles de personas ya desmayándose (otras sin desayuno como la que habla), gente reclamando, gritando... insultando al pobre guardia que ya a esas alturas no sabía qué hacer.
- ¿Esto pasa en todos lados?. Acá todo el mundo es lento.
- Pobres cajeros. También son seres humanos.
Ovejas que danzan por autonomasia hacia la caja. El dinero se mueve rápido, pero nuestros pies estancados no piensan lo mismo.
After that: mañana serán nuevas y mejores letras.

sábado, octubre 29, 2005

Suerte perra


Noche de infortunios
Todo iba bien. Monedas en el bolsillo, una chaqueta y llaves para la vuelta.
En la caminata, aparece una bestia que en su correr fue detenido por la reja de su residencia. Ahí comenzaron los malos augurios.
Los ojos de vidrio soltaron sus alas para ir a dar a un lugar el cual les produjo heridas que, creo, no podrán ser reparadas. Primer ceño fruncido de la noche.
Las agujas del reloj avanzaban presurosas y los comensales aún esperaban a uno de sus invitados. Las llamadas por celular fueron miles y las respuestas nulas. Más ceños fruncidos y uno que otro improperio acompañaron al viento primaveral.
Por fin todos juntos y listos para partir.
- ¿Compremos algo primero?
- ¡¿Y mi billetera, dónde está?! (...)
Intercambio de monedas, préstamos irreales, más llamadas por celular. Brazos cruzados siguieron a los discursos.
Unos se fueron en auto hacia otros destinos; nosotros haciendo parar una micro.
- ¿Nos lleva a todos por "luca"?
Una botella de pisco hacía la "elegancia", ella y cuatro vasos plásticos. La bebida correspondiente y 2 botellas de cerveza para el popular.
Los pies avanzan por la tierra y la pregunta de rigor: ¿quién tiene los vasos?. Otro augurio de mala suerte. Los vasos ya no estaban.
Proseguimos con la caminata hasta llegar al lugar en donde la música, de la buena, se apoderaba de los sentidos de todos quienes decidieron tomar aquel lugar como "carrete".
El aposento estaba dispuesto para nosotros. La acera está lista para recibir a los comensales. La conversación fluye, pero eso no indica que no hayan más indicios de... ya saben: MALA SUERTE.
- ¿Y mi aro?. Se me perdió un aro. (...)
El ceño fruncido, los brazos cruzados, las malas caras y los improperios se alejaron para dar paso a las carcajadas. Todo es al final motivo de sonrisa, mientras no sea algo irrefrenable.
Fue una buena noche.
- A ver... tú, bájate te estoy diciendo.
- Pero tío
- Bájate wueón, te falta plata.
03:00 am. Micro de vuelta.

jueves, octubre 27, 2005

(a) cronológico

Así lo vi; así os lo cuento
Los parajes se vuelven húmedos y la vida es cada vez más afixiante entre el fuego de las antorchas y el heno.
El galope de los caballos vuelve loco a cualquiera. Nunca se sabe si es una visita de cortesía o la muerte quien nos viene a golpear la puerta. Después de todo, la cruz crecía a pasos agigantados entre la porquería del aliento terrotorial.
Los castillos están reservados sólo para algunos. El resto en las caballerizas esperando por las vestiduras que hoy desfilan en las grandes fiestas.
El bosque es un lugar conocido, la flauta es quien recrea parte del ambiente y las hogazas de pan el alimento de cada día.
Los monjes llegan en procesión con antorchas de fuego que mata en nombre de dios.
'It's a sin', decía la canción de Pet Shop Boys en un video al que la seria cuando pequeña, temía.
Un pecado. Todo o nada es un pecado.
Viene la Magnolia. Con las cintas que cuelgan de su pelo, hace una trenza que cuelga por sus hombros.
La vida se le convierte en cinco días. La semana se acorta para alcanzar la sonrisa.

martes, octubre 25, 2005

Instantánea

En el lente irreal
Subiendo por la colina, los pies mojados, la ropa desgastada y miles de ojos concentrados en cada uno de sus movimientos.
- Acá es un buen lugar para sacar la foto.
Alrededor del verde - desértico, las rodillas se comunicaron con la tierra húmeda matinal que un buen hombre rinde homenaje cada día.
- Cada vez que te fotografíen, piensa en la siguiente frase:
"Soy joven, bonita y tengo un secreto".
El rostro enrojecido tiende a jugar malas pasadas y en ese momento... ahí está el "click" de la cámara.
Ella, tan tahitiana con una flor al costado de la oreja emulando a las más bellas musas de Gauguin
- Te pintaré según Gauguin. Ésa técnica le quedaría muy bien al cuadro.
Primero la fotografía, luego la pixelación computacional (y he aquí la gracia)... Me explicó Pepa que la piel humana tiene pigmentos azules y verdes en su mayoría, los que no son apreciables a simple vista. Sólo para veedores especializados. Pronto el óleo y la tela se suben al escenario de la artista.
Todo comenzó con las ganas de colgar un cuadro en tiempos futuros en que la recordada tierra nortina se hiciera sólo humo placentero a mis ojos. Las ganas de que esa pintura fuera de Pepa, sobrepasaba a la paleta del artista. Es algo más emocional.
Todo en un instante. El momento preciso en que el click lo creó todo. Después de todo "soy joven, bonita y tengo un secreto". Por lo menos en mis/sus sueños (i)reales.

domingo, octubre 23, 2005

Sensaciones

Nostalgia anticipada
Por hoy, la vista se dirige hacia la esquina de los recuerdos. Ya pasaron los cinco años de estar en las salas del conocimiento, o por lo menos de ése que intenta serlo.
La mente más que recordar de técnicas, frases y bibliografía, se va por los caminos más inciertos a los cuales nunca pensó viajar, después de todo, el periodista se "hace" en la calle ¿no?.
Cuánta anécdota puedes contar luego de haber transitado por la universidad de los amigos, carretes, salidas e incluso trabajos en terreno, de esos grupales en los cuales encuentras gente muy valiosa a la cual jamás pensaste en siquiera en ubicar.
Dejando de lado por hoy las desiluciones, malos ratos y cahuines baratos, los días universitarios llegaron a convertirse en un mundo placentero del cual a veces no quiero escapar.
A pesar de que las pisadas llegaron a doler durante esta última etapa, todos aquellos a quienes extrañaré llegan hoy a mi mente sin siquiera golpear la puerta. Después de todo son mis amigos, de esos que no piden nada a cambio. Ni siquiera que cambies tú mismo. Nunca lo había dicho, pero los quiero mucho.
After that: pronto más fotos (hay más amigos).